domingo, 24 de marzo de 2019

Cedofeito - Cedofeita

Frente a la común interpretación del topónimo Cedofeita a partir de los testimonios documentales medievales, en los que aparece latinizado como Citofacta = hecha o construida rapidísimamente (latín citus, "rápido"), podría proponerse el latín Coetus Factum > Cedofeito (Lousame) o Coetus Factam > Cedofeita (Ribadeo). Coetus en caso genitivo de la cuarta declinación, con el significado de "reunión, asamblea, congregación", más el sustantivo factum que según el Glosario de Du Cange tuvo el significado de "territorium, prædium" (factum 4), suponiendo una variación en el género factum / factam correlativa con el tamaño del predio: pequeño predio (factum), predio mayor (factam).

Una propuesta en parte semejante fue formulada por César Varela García en "Cedofeita: feita cedo?" (Terra e Tempo, 20/01/19), en donde proponía para coetus el significado de "grea de animais" (congregación, sí, pero no humana), y que por lo tanto el topónimo designaría "un curro ou redil para xuntar diferentes manadas ou greas". En mi opinión, su propuesta es correcta en cuanto al coetus, que puede aplicarse a asambleas (castreñas), congregaciones (religiosas), o greges pecorum (rebaños); un poco a gusto de cada cual, pero siempre con un procedimiento congruente que respete la estructura territorial y las evidencias arqueotoponímicas del sitio. Sobre el factum / factam Varela García no se pronuncia.

Una vez que rescatamos el factum 4 de Du Cange, la traducción del topónimo como Predio o Campo de la Asamblea o Congregación me parece la más ajustada, porque por ejemplo en el caso de Santa María Madanela de Cedofeita (Ribadeo) el territorio se articula en torno a una iglesia que probablemente se ubicó sobre un antiguo campo de asamblea (ecclesia = asamblea). En el Cedofeito de Lousame, Sedofeito o Sedufeito, su proximidad al antiguo monasterio de San Xusto de Toxosoutos podría indicar la propiedad del predio, que pertenecería a la congregación religiosa (coetus).

Camiño Real de Obre

A los pies del santuario de Nosa Señora do Camiño comienza el Camino Real de Obre, que en otra entrada de este blog interpretamos como divertículo o parte del Camino Francés del Norte, a propósito del lugar de O Francés, situado algo más adelante del punto en que el camino real se une al francés (hoy carretera DP-905 hacia Paderne).


Un examen del Visor PBA de la Xunta nos muestra la gran profundidad del Camiño Real de Obre, y lo que es más importante, su paso por delante de las defensas del Castro de Obre; indicándonos que se trata de una vía de comunicación milenaria de origen, como mínimo, castreño.


Sobre el nombre del Castro de Obre como Castro Vello, lo recuperamos del Diccionario Geográfico de Tomás López (provincias de A Coruña y Lugo). La nota que le remitió Julián de Ribas en 1775 dice que cerca de "la venta de la Gerpe [A Xerpe] hay un Castro Alto que llaman Castro Vello" (pg. 193 del visor de documentos de la BNE).

sábado, 23 de marzo de 2019

Caaveiro (A Capela) - Fragas do Eume

Decía Amable Veiga Arias (Algunas calas en los origenes del gallego, 1983, pg. 116) que "todo parece indicar que Caaveiro remonta en última instancia al adjetivo latino caluus, del que deriva mediante el sufijo -ariu, caluarium, el cual, según Corominas en su DCE, tomó la acepción de 'lugar donde se amontonan cadáveres, osario', y en bajo latín se especializó en designar el Gólgota, y es precisamente de aquí de donde hay que pensar que proceda el uso toponímico galaico por tratarse del asentamiento de un monasterio, sobre todo si el significado de 'lugar pelado sin vegetación', que Corominas atribuye a caluaria [...] es concorde con su emplazamiento".

Observamos que el autor se muestra indeciso; por una parte es partidario de que Caaveiro proceda, al tratarse del emplazamiento de un monasterio, del Calvario (osario) del Gólgota, y por otro nota que un derivado latino de caluus, "pelado, sin vegetación", explica por sí mismo, sin intermediación del cristianismo, el orónimo.

En mi opinión, Calveiro, y su variante con a anaptítica Calavario > Caaveiro / Caveiro, proceden directamente del latín caluus, "pelado, sin vegetación", y son la traducción romance de las palabras que designaban anteriormente el santuario en el interior de una floresta, un lucus o un nemeton, bosques y selvas consagradas e impenetrables, de las que quedan vestigios en nuestra toponimia en formas menos conocidas como Silvalonga (San Sadurniño) o Silvaescura (Ramirás). En algún punto de estos bosques de cálida y húmeda laurisilva de helechos, laureles, robles, musgos y hepáticas, se abría un claro (calvarium) donde se emplazaba un santuario natural, más tarde un templo, y luego tal vez un monasterio, porque la sacralidad del territorio pervive adaptándose a las nuevas formas culturales. Hoy, el lucus se ha convertido en el Parque Natural das Fragas do Eume, y el lugar de su santuario se ha mantenido en el mismo emplazamiento del monasterio de Caaveiro.

viernes, 22 de marzo de 2019

Penagache

Según Higinio Martíns el orónimo Penagache "vem do latim vulgar *Pinna Cattuli “Pena do Cachorro”" (As Tribos Calaicas, pg. 148). No sé si en el sentido metafórico de cachorro que define el autor como joven héroe céltico, tipo Cú Chulainn, o bien en el más prosaico referido a un felino, un simple gato, o tal vez incluso a un lince, loberno o lobo cerval. En este último sentido, Penagache pertenecería al mismo tipo de zootopónimos que O Furado do Loberno (A Capelada).

No carece de interés la propuesta del autor, pues en la penichaira entre Castro Laboreiro y Penagache se encuentra una gran concentración de túmulos megalíticos. En Irlanda se construyó una mitología articulada en torno a estos monumentos, considerados como sepulturas de antiguos héroes, y algo semejante pudo haber sucedido aquí.

Dolmen de A Mota Grande en la branda entre Castro Laboreiro y Penagache.
(C) Dolores González de la Peña, 2009.

Existe algún antecedente en la propuesta de Martíns. En esta línea tenemos el topónimo portugués Penagate: "et inde per suos terminos usque ad cautum de Penagati quod protenditur per rivulum de Feveros" (año 1133, fuente: CODOLGA). La ocurrencia apunta también a un compuesto del céltico pen, "cabeza", más el genitivo latino catti, "del gato, del cachorro". Para Almeida Fernandes Penagate está "bem claro, a "pen(n)a de um Cattus" (1).  La diferencia con el caso de Penagache es que en el nuestro parece necesario partir de una forma en diminutivo *Penna Cattuli para explicar el resultado con africada palatal, aunque no habría problema tampoco en considerar una africación espontánea de [t] por influencia de la vocal palatal siguiente: *Penna Gatti > Penagache.

Creemos que Higinio Martíns estaba en lo cierto al suponer la relación de Penagache con los gatos (o los jóvenes héroes celtas), ya que inmediato a Penagache se encuentra el microtopónimo O Salto do Gato, en directa relación con el cattuli o cachorro / gatito de Penagache. Prueba irrefutable del común origen de ambos en el latín cattum.

A Portela do Pau, O Salto do Gato y Penagache. (C) Visor PBA de la Xunta de Galicia.

Una conexión hidronímica del Gato, y concretamente de su Salto, nos la descubre Rizos Jiménez en su tesis sobre la Toponimia de la Baja Ribagorza occidental: "Salto del Gato. Posiblemente aluda a que por allí saltó un gato, sin duda un gato montés o lince [...]. Si observamos allí las curvas de nivel, veremos que hay tres curvas que vienen del sur que se solapan precisamente en el Barranco Fondo, y de ahí sube sólo una. Esto indica que ahí hubo un importante salto de agua [...]. Con esto quiero decir que ese Gato tal vez remonte a CAPTUM, "captación de agua" (pg. 214-215). Sus observaciones se ajustan a la orografía de nuestro Salto do Gato, junto a un pequeño arroyo que se estanca en una laguna en A Portela do Pau y que, al continuar su descenso, forma el río de A Corga do Salto do Gato.

(1) Toponímia portuguesa, Arouca, 1999, pg. 468. En cambio, para Penagache dice que "só pode explicar-se por "Pen(n)a Casti", de um Castus", antropónimo. Una de las dificultades etimológicas del topónimo  Penagache estriba en justificar el origen del sonido africado [ch].

jueves, 21 de marzo de 2019

El regreso del héroe

Respecto a la dispersión del motivo de "The homecoming husband" (número 974 de la clasificación de Aarne-Thompson-Uter = ATU) en el folklore europeo, famoso por su desarrollo en la Odisea de Homero, cuando Ulises retorna a Ítaca disfrazado de mendigo y sólo es reconocido por su fiel perro Argos, dice Lowell Edmunds que "sería extremadamente difícil explicar este cuento popular como un préstamo de Homero. Incluso resulta más evidente que en el caso del cuento de Polifemo (ATU 1137). La totalidad de la narrativa de la Odisea debe ser considerada como una adaptación de una tradición oral internacional" (Stealing Helen, 2015, pg. 39).

Seguiremos a Propp y su concepción del cuento maravilloso como narración de antiguos rituales de iniciación. En el grupo de cuentos ATU 974 la transfiguración del héroe tras su viaje o experiencia iniciática ya no se entiende, probablemente por haber dejado de practicarse los rituales de paso. Pero la narración continúa, y se hace necesario explicar el cambio operado en su persona como un disfraz que le permite introducirse en su hogar sin que lo reconozcan (en la Odisea resulta completamente inverosímil que se disfrace pues no lo identifica ni su mujer). Asimismo, es un factor esencial en este conjunto de cuentos la forma en que es reconocido por sus allegados: existen seres que lo reconocen por instinto, mientras que otros necesitan pruebas o explicaciones. Es notable que la pertenencia a uno u otro tipo no venga marcada por lazos de parentesco, siendo normalmente los parientes más próximos los que son incapaces de reconocerlo.

Es un cuento sobre transformaciones, enmascaramiento y amor. El amor como instintivo e irracional. Su base es la identidad de cada ser humano, inmanente a pesar de los cambios que puedan derivarse del paso del tiempo y las vivencias acaecidas, cómo operaba el reconocimiento mediante los sentidos en épocas pretéritas, de una forma animal, olisqueando, percibiendo por el gusto, tacto, olfato y oído, más que por la engañosa vista o por el juicio y el razonamiento (las pruebas). Por ello el origen remoto del relato podría encuadrarse en una época prehistórica en la cual las largas ausencias de algunos de los integrantes de un clan en busca de caza desencadenarían episodios de rechazo a medida que el ser humano iba perdiendo su agudeza olfativa, sensitiva, y la capacidad animal de reconocer instintivamente al miembro de su grupo de regreso de un largo viaje.  

Pensamos que la versión gallega de "El regreso del héroe" (ATU 974) se conserva en el cuento "O paxaro de ouro", editado por Lois Carré Alvarellos en Contos Populares da Galiza, Porto, 1968, pg. 25-30 (ejemplar escaneado por el profesor Marcial Tenreiro para la biblioteca Archive.org). En ella se observan varios paralelismos con la Odisea: el protagonista regresa vestido de mendigo, es reconocido instintivamente por personajes con los que no guarda parentesco, y un grupo de posibles pretendientes (sus hermanos) vive junto a la que será su mujer, tal vez cortejándola.

"[...]
-E o rapaz pillou o paxaro na sua gaiola de ouro, e marchou cô cabalo e a principesa.
Xa pasaran a casa escura e ía moi canso o rapaz de tanto camiñar, cando viu â raposa e dizlle:
-"Oes, non te sentes no peitoril do pozo pra que os teus irmáns te non boten n-ele.
-Que han botar; -e sentouse no peitoril do pozo, e ao pouco, viñeron os irmás e guindárono dentro, mas, tivo sorte porque o pozo tiña moito brizo, e se non mancou nin afogou, e a raposa que xa vira todo, meteu seu rabo tranqueiro dentro do pozo para que o pillara o rapaz, e ao se prender nel, pillou a escape a raposa e tirouno do fondo do pozo. Ao chegares fora, xa non estaban nen os irmás, nem a principesa, nen cabalo, nen gaiola cô paxaro; daquela o irmán pequecho seguíu o camiño da casa, e atopou un velliño cego moi pobre, que andaba a pedir, e trocaron de roupas: ele, parecía daquela o probe, e chegou â sua casa sen decir quen fose por ver se o conoscían, e falou cô pai, o siñor el rei, que o non conosceu, mais o paxaro que non cantaba, o cabalo que non comía, e a principesa sempre tristeira en dentes que chegara côs outros irmás, deron, ela, em rir, o cabalo en comer e o paxaro en cantar. O siñor el rei púxose contente; marchou o probe, e a tristura voltou gañar aos tres.
O siñor el rei, quedouse moi sentido, e outra vez voltou o probe, e cantou o paxaro, comeu o cabalo e a principesa rebuldou; daquela o siñor el rei dixo:
-"Por qué é, que facedes esto?
E a principesa espricoulle o que pasar, e cando o siñor el rei soube que o probe era seu fillo, xa o non deixou marchare, casou coa principesa e todos viviron contentes".

domingo, 17 de marzo de 2019

Tafornelos

Evidentemente Os Tafornelos (As Somozas) es un topónimo céltico, cognado del gáelico teamhair, "colina" (pronúnciese "tawer"). Teamhair, como ya vimos en otra ocasión (Donde nació San Patricio), aparece latinizado como Taburnia en los textos que nos hablan del lugar de nacimiento del santo.

En Os Tafornelos nace O Rei Xubia. Con razón podría llamarse Tafornelos do Rei, como en Irlanda Teamhair na Ríogh. La confusión entre los reyes y los ríos, de lo más común en el mundo céltico, también ocurre en Irlanda: "King's River, as applied to the stream— the Irish, of which it is a literal translation, would seem to have been arrived at by false popular etymology, or the confusion of Ríogh (King's) and Righe" (DIARY OF HUMPHREY O'SULLIVAN, 1827). Righe es el nombre del río Rye, entre Kildare y Meath. La toponimia céltica, como la gallega, está plagada de nombres de lugar aparentemente reales que en justicia son fluviales.

Sospecho que la mayoría de nuestros topónimos Taberna son susceptibles del mismo análisis. En el Monte dos Tafornelos, para redondear la articulación del paisaje que diseñaron las sociedades neolíticas, se localiza la medoña de Tafornelos como ancestral marcador del nacimiento del río. Tafornelos en este caso, más que al monte, podría referirse a los montículos de las mámoas.

Beannachtaí na Féile Pádraig oraibh!

Cruz alta (tipo Cristo da Faladora) en Carrowmore. (C) Dolores González de la Peña, 2017.

sábado, 16 de marzo de 2019

Fonte e hospital de mulleres de Santa Margarida do Val de Trasancos

Juan José Burgoa ten un artigo publicado na revista Cátedra sobor da capela de Santa Margarida do Val (Narón): "A Capela de Santa Margarida do Val. Un conxunto de interese etnográfico e artístico en Narón" (Cátedra, nº 14, 2017).

Ao seu rigoroso estudo engadimos un texto que dá conta da data concreta na que se celebraba a festa da patroa, da existencia dun antigo hospital ou hospedaría para mulleres, e das virtudes miragreiras da fonte: 

"El Val: media legua de Mandiá tirando a Levante:::cuarto, de la de Sn. Mateo hacia el norte está situada la aldea de Sta. María Maior del Val, con su an:::Sn. Juan de Baltar, y una ermita de Sta. Margarita en donde el día 20 de julio concurre mucha gente:::dos los días de fiesta del verano. En esta aldea y:::de la dicha ermita hay una casa o hospital para po[bres]mugeres, que teniendo devoción con las aguas de la fuente de la santa, van allí a lavarse, y muchas de ellas sanan de sus llagas, ya sea virtud de aquel agua, casualidad, o milagro" (Diccionario Geográfico de Tomás López, provincias de A Coruña e Lugo, século XVIII, f. 479 e ss.: descrición do Arciprestazgo ou Vicaría de Trasancos, polo párroco de Sedes).

Fonte de Santa Margarida. (C) Dolores González de la Peña, 2019.

O hospital do que fala Burgoa no seu traballo, non era polo tanto un hospital de romeiros e pobres itinerantes: "[...] a presenza de diversas confrarías e a pertenza ao histórico camiño de peregrinación a San Andrés de Teixido cun albergue e hospital para romeiros e pobres itinerantes, asentados en dúas casas do propio lugar de Santa Margarida [...]". O seu uso estaba reservado a pobres mulleres enfermas; vese ademáis na concordancia da frase "y muchas dellas sanan de sus llagas".

Nós pensamos que o hospital de mulleres podería ter ocupado o corpo máis pequeno trala igrexa e adosado a ela.

(C) Dolores González de la Peña, 2019.