domingo, 16 de septiembre de 2012

Sub ascia

Hacha de piedra pulida enmangada grabada en la cubierta de la cámara funeraria del dolmen de Table des Marchands (Bretaña francesa), IV milenio a. C.

Azuela o similar en el hipogeo de Razet en Marne.

La expresión sub ascia, infra asciam o ad asciam, a veces sustituida por el grabado de un machado o hacha de mano enmangada aparece en varias inscripciones latinas de carácter funerario, sobre todo en la Galia, pero también en Hispania, y ha sido objeto de discusión el valor simbólico que tendría para el dedicante. Lo cierto es que, discusiones aparte (algunas bastante peregrinas), no se puede entender esta tradición sin retomar los grabados de hachas en los megalitos de la Bretaña francesa o las hachas pulidas depositadas como ajuar funerario en los megalitos de la Península Ibérica, ni sin tener en cuenta el carácter profiláctico o protector que para nosotros tienen todavía, desde hace miles de años, las hachas de piedra realizadas por nuestros antepasados, denominadas piedras del rayo en toda Europa, ya que durante mucho tiempo se creyó que se formaban a partir del rayos petrificados.

Jullian en su Histoire de la Gaule, 1908, es de la misma opinión: "L’ ascia gravée sur les tombes gauloises n’a sans doute pas une autre origine, et dérive de la hache gravée sur les mégalithes funéraires : mais la forme primitive a dû être modifiée à la romaine [...] — Remarquez que, de même que les dérivés de la hache, ascia et maillet, se retrouvent à la fois comme symboles funéraires et insignes divins, il en est ainsi du vase, que nous retrouvons et sur les figures du dieu au marteau et dans les représentations sépulcrales" (nota 123).

Sub ascia, o el grabado de un bifaz enmangado, o machados diversos, es un aviso de que la tumba o el local están protegidos por este útil prehistórico, consagrados al hacha, o al dios que porta y envía el rayo, el dios del martillo del que hablaba Jullian.

Fragmento con el motivo de la sub ascia grabado en una pieza localizada en Los Barruecos de Malpartida de Cáceres. (C) Juan Gil, en Celtiberia.net, 2008.

Divinidad portadora de hacha o martillo hallada en Vilar de Perdizes (Portugal). (C) Anxo Martínez.

El origen de esta costumbre se encuentra en la prehistoria más remota. Por lo que parece el ritual funerario sub ascia pudo haber sido practicado por el Homo Heidelbergensis de la Sima de los Huesos de Atapuerca hace 300.000 años; los responsables de la excavación del yacimiento defienden que los restos humanos fueron inhumados conscientemente (no se trataría de una acumulación natural), precisamente por haber encontrado entre ellos un bifaz de cuarcita roja, Excalibur, indicio de una "creencia compartida por todo un grupo, y a la vez el comportamiento simbólico más antiguo hasta hoy conocido" (http://www.atapuerca.org/excalibur.htm).