domingo, 19 de julio de 2015

Los puntos cardinales y sus marcadores en el paisaje, con una nota sobre Don Carnal


Historia de Hita y su Arcipreste, de Manuel Criado del Val.

El juego de palabras entre cardenal y carnal se sustenta en la pronunciación relajada de la vocal pretónica, card(e)nal > carnal, y resuelve la intención oculta de la historia de Don Carnal y Doña Cuaresma del Libro del Buen Amor, que no es otra que una crítica a la inmoralidad de los prelados, Cardenales / Carnales que no guardan los preceptos de la Iglesia.

Esta pronunciación relajada se observa también en gaélico escocés, donde cardine > carne > cairn. El término cardine se utilizaba para referirse a los puntos geodésicos de las mediciones efectuadas por los agrimensores, que habitualmente se señalaban con un marcador consistente en un cúmulo de piedras que recibía el mismo nombre que el punto: Fetter Cardine (S. XVII) > Fettercairn.

Es posible que en la Península algunos de los topónimos del tipo Carneiro / Carnero, sean asimismo derivados de carne < cardine.