sábado, 6 de junio de 2009

El Lejío

Cuando era pequeña y pasaba los veranos en Extremadura mi primera inquietud toponímica vino de la mano de este lugar, El Lejío. Mi tía le preguntó a otra señora dónde estaba su marido, y ésta le contestó "en el lejío", y a mí me pareció un lugar enigmático emparentado de alguna forma inexplicable con la lejía.

El Lejío dejó de usarse como topónimo porque la era donde se realizaba la trilla desapareció para albergar unas piscinas públicas, un centro cultural ("La Cultural") y este parque infantil. Tiempo después los habitantes de Las Casas de Millán vuelven a recuperar el viejo topónimo con su pronunciación tradicional.

El Lejío, del latín exitum, "terreno comunal a las afueras del núcleo de población". La forma extremeña ha perdido la -d- intervocálica procedente de la sorda latina -t-: illum exitum > el ejido > el ejío. El microtopónimo de Las Casas de Millán presenta la particularidad del artículo amalgamado al sustantivo, El Lejío.

El lejío de Casas de Millán en 1975. (C) Domingo González García.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ayer nos preguntaron si una finca de la familia era un lejío. Me quedé de piedra y me he vuelto loco buscando el significado hasta que encontré su página. Gracias por la explicación.

Andregoto Galíndez dijo...

Gracias, me alegro de que a veces esto que voy poniendo por aquí le sirva a alguien.

J.M. Llerena Hualde dijo...

El mismo topónimo dio lugar al nombre del municipio de El Ejido, en Almería.