jueves, 22 de marzo de 2012

Pictas mouras

Grabado de De Bry, “The True Picture of a Women Picte,” originalmente publicado como ilustración del libro de Thomas Hariot A Briefe and True Report of the New Found Land of Virginia, 1588. El título, La verdadera imagen de una mujer picta, como se verá, no puede ser más falso.

Claudiano nos cuenta que su abuelo Honorio venció a los pictos, "Ille leves mauros nec falso nomine pictos edomuit" = "Él venció no a los pictos, como se les conoce por su nombre falso, sino a los moros claros". Estos versos a menudo se citan eliminando la referencia a los moros, y traduciendo mal el resto, como si el nombre de pictos no sólo no fuese falso sino adecuadísimo a su naturaleza:

"Claudius's statement that the Picts were 'nec falso nomine Pictos', 'not wrongly called the Painted People' [...]". Según Lewis Spence (History of Atlantis, 1926) Claudiano afirma que eran llamados muy acertadamente el pueblo pintado.

Sin embargo, por muchas vueltas que se le dé a la traducción del latín, queda meridianamente claro que el nombre de pictos es falso, no se corresponde con la realidad, y lo correcto es consideraralos "leves mauros", un poco negros.

La falsedad atribuida por Claudiano al nombre picto estriba, en mi opinión, en que se trata de un caso de homonimia en dos lenguas distintas, lo que se conoce como un falso amigo. Picto en latín significa "pintado", significado que no cuadra en absoluto con el de las formas británicas que nos han llegado através de documentos medievales para referirse a ellos, que designan a seres deformes (enanos, pigmeos, jorobados).
  • peohtes, peutes, peihtes, pehites, peghttes, peightes, peghtes = pigmeo, enano (Middle English Dictionary, Kuhn)
  • cruitineach = enano, jorobado.

La primera forma designa tanto al pueblo de los pictos como a los seres que habitan en el folklore escocés las ruinas de asentamientos similares a los de nuestros castros, poblados en nuestra imaginación por unos seres idénticos a esos leves mauros, los mouros. Se deduce de ella que la homonimia con el latín picto produjo este falso amigo con su significado de "pintado" y, a continuación, la justificación del mismo imaginando a este pueblo con el cuerpo coloreado.

La segunda forma es el nombre irlandés de los pictos y además tiene el sentido de "ser deforme, jorobado" (An Irish-English dictionary, O'Reilly).

A Rosalía de Castro le hacía reír lo que consideraba una paradoja: "risa dáme ese nome que levas, cal si a unha moura ben moura, branca lle oíse chamar". Pero es que antiguamente el aspecto físico o racial de la negritud oscilaba de la levedad a la intensidad, reflejándose con matices como ese "leves mauros", que encontramos más tarde en la descripción de la "moura branca per color e per nome Moreima" que vendió un judío a una tal Sancha Anes en 1368.

Es aproximadamente en el siglo XVI cuando la moda de la belleza rubia femenina se impone en Europa, y en España, hasta la actualidad; esta moda afectó incluso al folclore de mouros y pictos, en el que se sustituyó a sus bellas protagonistas morenas por el prototipo de belleza nórdica rubia y pálida.

"As mulheres que nos pareceram mais formosas foram as de Lisboa; posto que as castelhanas e outras hespanholas arrebiquem o rosto de branco e encarnado, para tornarem a pelle, que é algum tanto ou antes muito trigueira, mais alva e rosada, persuadidas de que todas as trigueiras são feias" (Viagem a Portugal dos cavaleiros Tron e Lippomani, 1580).

1 comentario:

Xosé Manuel Sardiña dijo...

Pois si, mouro como alcume nas terras de Bezoucos diríxese a persoas con esas mesmas características: un veciño e os seus descendentes con pel lixeiramente escura e unha familia con homes pequenos e xirobados. Tamén se lles chama así aos animais negros.
Saúdos