domingo, 2 de diciembre de 2012

Carmen de Curuxeiras



En el Elucidario del Padre Santa Rosa de Viterbo se define curugeira como "poblado vil"; en el de Almeida encontramos parecida definición de corujeiro - curugeiro "povoação mesquinha". A pesar de su aparente relación con las curuxas o lechuzas, presente en la totalidad de los estudios sobre este tipo de topónimos, no hay relación alguna con ellas. Hemos de retrotraer su etimología al latín quadruvium, "cruce de caminos", origen de variadas formas romances como Carrouge (Suiza), Carouge (Suiza, med. Carrogium 1248), Codroip (Friul, Italia), Corrubio (Verona, Italia), o KARUBIUM (640) / QUAROBIE (1181) / QUAROBIO (1224) en diversos testimonios medievales de nuestros vecinos franceses. En el Ducange en línea, la entrada QUARROGIUM explicita que “quadrivium significatur, a veteri Gallico Quarouge et Quarroge". Se trata por lo tanto de una evolución del grupo QUADR- hacia COR- / CARR-, y que está  atestiguada en gallego en los casos de quadragesima > coresma, y quadrum, "menhir, hito" > carro (cfr. el topónimo Carrofeito < quadrum fractum).

No es extraño encontrar junto a topónimos del tipo Curuxeiras o Coruxo restos de antiguas calzadas romanas:  Barros Sivelo en Antigüedades de Galicia (Galiciana Digital, 1875, pg. 148) refiere un miliario junto al Curugeiras cercano a Braga.

El significado original de "cruce de caminos" o carrefour se especializó para designar asentamientos caracterizados por presentar un trazado viario laberíntico, compuesto de múltiples callejuelas estrechas. Así los caróggi o caruggi genoveses son barrios que presentan esta configuración en dédalo, la misma que el barrio de Ferrol Vello ante el Peirao de Curuxeiras.



(C) José Pardo en La Voz de Galicia. Ferrol Vello.

El barrio de la Magdalena de Ferrol, el Ferrol nuevo, es conocido por su trazado viario ilustrado: se trata de una cuadrícula formada por seis calles paralelas que se cortan por nueve calles transversales, lo que le da aspecto de tableta de chocolate. Junto a él, en el barrio de Ferrol Vello, pervive su antítesis: el desconocido y antiquísimo trazado de callejuelas, ese quadruvium o coruxo tan parecido a los caruggi genoveses, del castro costero que una vez se levantó allí, y que ha dejado huella en la microtoponimia en dos de los nombres de sus calles, la del Carmen de Curuxeiras y la del Castro. 

Respecto al topónimo Carmen, en la base de datos del CODOLGA hay un documento del monasterio de Pombeiro, del año 997, en que se aplica a una elevación de terreno, hecho que coincide con la topografía de Ferrol Vello, que se desarrolla en cuesta desde el nivel del mar hacia la cumbre de Canido: "vsque ad carmina quae dicunt Monte maior", lo que parece sustentar la hipótesis ligur de Hubschmid, karmo, "pico, cima", aunque hoy el ligurismo del siglo pasado haya sido sustituido por la teoría de la continuidad desde el paleolítico de Alinei, o bien por la suposición de una lengua común paleoeuropea.

1 comentario:

Andregoto Galíndez dijo...

He tenido que volver a publicar esta entrada, y se han perdido los comentarios. Lo siento.