sábado, 5 de julio de 2014

El Mosque

Minuta Cartográfica del término municipal de Casas de Millán, año 1899, hoja PLANI100719.
(C) Instituto Geográfico Nacional de España.

El topónimo Mosque tiene el mismo origen etimológico que la oronimia leonesa del tipo Muesca, probablemente derivan de *morsicam, del verbo latino morsicare, "morder", para indicar un mordisco en el terreno, una "hendidura, grieta" (XL García Arias: La Mosquitera). Según Julio Concepción, "aplicada la voz al terreno, suele emplearse para señalar rebajas del suelo por donde pasa un camino o por donde se comunican dos laderas opuestas a uno y otro lado de la loma" (entrada Muezca del Diccionario etimológico de toponimia asturiana).

Lo interesante de El Mosque casito es que, además de designar una muesca en el terreno por donde vierte el Arroyo de la Barrosa, en la cartografía actual, cuando se acuerdan de él, aparece como El Bosque. La forma Bosque podría deberse a una falsa interpretación del topónimo original, aunque habría que tener en cuenta la fuerte tendencia en esta zona extremeña a la desnasalización de la m, que se articula como una especie de b. Así [bába] por [máma] ("madre"); la primera vez que escuché esta pronunciación pensé que el niño podría estar acatarrado..., afortunadamente tuve la oportunidad de notar otros casos en otras personas, como el de la pronunciación Banibanta o Panibanta, en lugar de Marimanta, un ser fantástico del folklore.

En el Diccionario etimológico de la lengua castellana de Corominas se explica que la palabra bosque es una voz tardía en castellano y portugués, tomada del catalán u occitano bòsc, que existe también en francés, en las hablas del norte y centro de Italia y en los idiomas germánicos, y añade "de origen incierto, probablemente prerromano".

Me pregunto si el bòsc occitano y el bosque leonés no tendrán un mismo origen en el latín *morsicum, si no habrán sufrido ambos grupos lingüísticos el proceso de desnasalización MOSK- > BOSK- que hemos descrito. En el plano semántico, el sentido de la toponimia del tipo Muesca y el del término bosque parecen ajustarse a la familia de los orónimos que describen anfractuosidades del terreno, matos espesos e intrincados.