domingo, 30 de agosto de 2015

Merlín, Merla y Pech Merle

La arqueóloga Mónica Montero Borrazás me pregunta por la etimología del topónimo Merlín (Agolada) por si el nombre estuviese relacionado con los yacimientos castreños de la zona.

En primer lugar, resulta complicado sostener que sean zootopónimos ya que dificilmente la presencia esporádica del ave denominada merlo puede originar y mantener un topónimo, por lo que tendremos que buscar otras explicaciones.

En algún caso en que funcionan como hidrónimos, Rego Merlán (Boqueixón), Rego da Merla (A Pontenova), Fonte das Merlas (Ames), Fonte da Merla (Vigo), A Fonte do Merlo (Val do Dubra), parece posible la proveniencia de una base hidronímica paleoeuropea *MAR-, "masa de agua,  lago, mar" (Bomhard y Kerns, The Nostratic Macrofamily, pg. 653). En la base de datos del CODOLGA aparece indexado un documento de 1143 con el testimonio "aqua de Merula" / "aqua Merula" (Lourenzá).

Y en relación con el campo toponímico de las construcciones fortificadas, en Portugal se documenta un Merlín junto a un castro: "in ripa de Cadavo in villa Merlim subtus alpe Castro Maximo territorio Bracarensi" (año 1082, Braga: CODOLGA). En estos casos podríamos estar ante onomástica proveniente del bajo-latín merulum /merla, que el glosario de Du Cange define como sommita di muraglie non continuata, ma interrotta con egual distanza, y que a su vez es un derivado del latín arcaico moerus, "muro", cuyo diptongo oe evoluciona en latín clásico a u (murus) y en general a e en los romances (cfr. poenicum > punicum / fenicio). Serían correlatos en otras lenguas románicas el italiano Poggio della Merla, con vestigios de murallas de un castro, y el topónimo francés Pech Merle, cuyo primer elemento deriva del latín podium, "elevación, colina",  y el segundo podría estar aludiendo a la pared rocosa interrumpida por las aberturas de las cuevas, una de las cuales es famosa por el arte rupestre paleolítico que contiene.