miércoles, 18 de julio de 2018

Manaia sea ela! El Cid en Fonsagrada

Descubrí hace poco en el grupo de trabajo Toponímia da Gallaecia (Facebook) que existe un restaurante en Fonsagrada que tiene este curioso nombre: "Manaia sea ela!". Al entrar en su web dan esta explicación: "é unha expresión fonsagradina que solía empregarse antigamente para referirse a unha muller que tiña moita valentía". Aclarado el significado general de la expresión, podemos pasar entonces a examinar ese Manaia en su contexto. En mi opinión, Manaia ha de ser una variante más del famoso apelativo "Meo annaia", "Mio anaya", "Mianaya", "Mienaya", "Mennaia", etc. sobrenombre por el que era conocido, entre otros, Álvar Fáñez, el brazo derecho del Cid Campeador. 

Mio anaya / Mienaya / Mennaia es una fórmula híbrida de posesivo romance + el sustantivo vasco anaia, "hermano de varón". Esto no significa que Álvar Fáñez fuese hermano del Cid en sentido literal (de hecho no lo era; los eruditos están indecisos entre si era sobrino o primo), sino más bien compañero inseparable en la vida y en el campo de batalla, por su valentía, que a lo largo del poema épico se pone de relieve en más de una ocasión, así como la confianza que el Cid depositaba en él. Intuyo, pues, que la fórmula Mienaya / Mennaia, "compañero de lucha, lugarteniente", pasó al gallego como Manaia, conservándose milagrosamente en la expresión fonsagradina dedicada a la mujer valerosa: ¡que mi capitán, mi compañero en la lucha, mi hermano del alma sea ella!

La formación híbrida de este tipo de tratamientos cariñosos con posesivo la registra Menéndez Pidal* también con el euskera aita, "padre": "Mi echa" (1104), "Mi ecta" (1149). Por supuesto que el posesivo podía acompañar a sustantivos de origen árabe (Mio Cid = señor), o romance (Mie vida, Mea sole = Miña vida o Meu sol, que decimos aquí). Todos ellos fueron utilizados en un registro familiar, por lo que resulta difícil encontrar en los textos medievales gallegos, de tipo jurídico, casos como estos con el posesivo. A pesar de ello, en gallego medieval se documenta esta fórmula, así como los sustantivos comentados por Pidal, por ejemplo (base de datos del CODOLGA):
  1. "de Cidi Didaci media. villa de Eita Didaci media" (Celanova)
  2. "Cidi Didaci" (988, Samos)
  3. "Anaia Vimaraz" (1024, Celanova)
  4. "Meu Cidi" (1199, Sobrado)
  5. Uxor mea Mia Sol (Sobrado)
También conservamos el curioso topónimo Casmiñavida (Guntín) = Casa de Miña Vida, probable nombre o apelativo cariñoso de una mujer. Miña casiña, meu lar! Y en documentos medievales "in loco qui dicitur Pena de Meu Dono " (1269, Ourense).

La fórmula Mienaya / Mennaia pudo haber entrado en Galicia con la difusión del cantar, o pudo haberse adoptado durante el feudalismo, sin necesidad de ligar su presencia en Fonsagrada al Poema del Cid.

Aunque a la vista de ese "Cidi Didaci" tan tentador, a lo mejor resulta que el de Vivar era de Viveiro. Kambiytur o al-Qambiytur, aparece así nombrado por los historiadores árabes, lo que se asemeja más a un Cambeador (de la Cofradía dos Cabaleiros Cambeadores) que a otra cosa, y así, de un plumazo, solucionamos la vieja polémica sobre la etimología del inexplicable Campeador. Ahora entenderemos, por ejemplo, que fuese designado para ir a recaudar los tributos o parias, función propia de un campsor o cambista de moneda. Quizá, aquello de "perro gallego" era más exacto de lo que se pretende.

*Menéndez Pidal: "Chamartín", RFE, XXXV, 1951, pg. 1-7.




No hay comentarios: